El portal taurino de la región caribe colombiana

Fecha actual 1  

  Inicio

Quienes Somos
Nuestro Equipo

Contenido

Calendario Taurino
Historia de la Corraleja
El Toro
El Caballo
Personajes de la Corraleja
Gastronomía Taurina
Ganaderías
Galería Fotográfica
Las Bandas
Plazas Taurinas
Entrevistas
Diccionario
Temas para Leer
Carrileros
Colaboradores
Escuche Porros - Mp3
Nuestros Patrocinadores
Bibliografía
Mapa del Sitio

 

Contáctenos

Nuestros Aliados

Fiestas en Corraleja

Ganadería San Antonio

Videocorraleja

Producciones DV

Producciones J3

Corralejas en mi pueblo

Asotauro.com

Corralejas de la Costa

El Informativo.org

Sabanalarga-Atlántico.gov.co

Hora Local
 

 

Dar clic para ver videos

Dar clic para escuchar emisoras

 

Ultima actualización
noviembre 20, 2011
 

Eres el visitante #
 
contador de visitas

Desde Nov. 20 de 2009

Estadísticas

 

 

ALGUNOS TOROS FAMOSOS EN LAS CORRALEJAS

Todas estas fiestas no pudieron, o no pueden ser realizadas sin la participación de los toros. Augusto Amador Soto afirma que la fiesta brava estaba llena de toros que se hicieron célebres por su bravura y nobleza. Y porque realizaron actos que se salían de lo común, como saltar de la barrera de los circos y lanzarse sobre los tendidos, llenos de personas, donde lograban producir gran desorden y espanto. Toros que dejaron tras de sí, una larga y triste estela de muerte. Toros que pintaron el polvo de las plazas con el barniz de la sangre de muchas personas; ebrias unas, las otras sobrias, pero que todas fueron sorprendidas por la misma muerte, la que venía de los pitones (cuernos) vigorosos de esas bestias embravecidas.

La historia de estos toros, las tomamos con la referencia del libro Historia de las Corralejas, de Juan Santana Vega. Entre estos famosos toros tenemos:

EL CHIVO MONO: Toro de raza criolla. Nacido y criado en las propiedades del ya fallecido ganadero Vinicio Cordero S. La mezquindad de su estampa no denunciaba la malicia que escondía en su ser, ya que parecía un Buey, cuando pastaba en su dehesa, hiciera que muchas personas que nunca le vieron en corralejas se tomaran equivocados conceptos de su mal genio. Ha sido uno de los toros que más ha enlutado hogares en todos los pueblos del departamento donde hacía sus presentaciones y al nivel de la Costa.

El Chivo Mono era de una cornamenta ligeramente defectuosa. Lo que lo ayudaba a ser más rápido para coger a sus víctimas y propinarles sus pitonazos. Fidel Madera da testimonios que éste toro tenía la particularidad de golpear la corraleja y abrirse un tanto para ver quien caía de los racimos humanos que se hacían en las vallas y así poder cobrar una víctima.

Fue una tarde del 10 de Diciembre es unas fiestas patronales en Sahagún, mandó al hospital a más de cuatro personas, entre manteros y espontáneos. Fue una masacre horrenda. Esa tarde llamó la atención fue la manera o pericia con que el toro hundía el cuerno una vez que tenía a la víctima a merced suya.

La matanza más grande propinada por el Chivo Mono en los largos años de su carrera mortuoria en las plazas, la realizó en una fiesta en Planeta Rica. Esa tarde mató a siete personas entre ebrias y sobrias. Durante esa matanza, el toro le mantuvo dándole de cornadas en el aire sin dejar caer al suelo sus cuerpos, mientras que sus intestinos iban quedando regados por toda la plaza, por toda la arena.

Años después don Vinicio Cordero se lo regaló a don Jerónimo Berrocal, quien lo llevó por última vez, a una fiesta en Santa Lucía. Ya era un toro que se le notaba la fatiga en los ojos cansados que tenía. Esa vez se resistía a salir de los chiqueros porque prefería que la muerte la siguiera ejecutando otros de su especie y de las nuevas generaciones.

EL BARRAQUETE: Fue uno de los toros más famosos que se han jugado en las corralejas del departamento de Córdoba. Su fama está basada, más que todo, en su criminalidad y en la facilidad con que alcanzaba a las personas de arriba de los palcos de la corraleja.

Una vez que hacía su entrada a la plaza empezaba a recorrerla en un trote muy particular, se dice que lo hacía como especie de rastreo para ver que personas se habían enganchado mal en la valla y poder cogerles.E

El barraquete era un toro criollo, de pelambre negra que sabía valerse muy bien de sus dos cuernos así como de sus cuatro patas ya que también hacía uso de ellas para matar. Era como tener cuatro cuernos más.

Este toro cometió una serie de actos criminales durante el período que se mantuvo yendo a las corralejas, de los cuales se desprende la razón para tomarle como el toro más asesino y despiadado que ha pisado las plazas del departamento.

El acto más cruel que cometió el Barraquete en su carrera de muerte, lo hizo en una plaza de Cereté. Esa tarde mató a un muchacho imprudente que quiso alcanzar uno de los billetes que los ganaderos les tiran a sus toros para que éstos tengan mayor oportunidad de cogerles o de matar. El muchacho tenía una edad entre los 16 y 17 años, el cual casi nadie lo conocía.

El muchacho recibió una horripilante cornada en la parte baja de sus costillas falsas, que le produjo la muerte instantánea. La cornada le destrozó el hígado y los intestinos.

Una vez que el toro le mató, su cadáver fue llevado al anfiteatro del hospital local a esperar que lo reclamaran, pasaron tres días y nadie lo reclamó. Al cuarto día cuando se le iba a dar sepultura, apareció su padre, un señor de apellido Cuello quien resultó ser una persona adinerada y que andaba en busca de su hijo pródigo.

EL 016: Toro de color negro con un alto porcentaje de la raza miura, nacido y criado en la hacienda El tomate, propiedad del ganadero cereteano, Laguandio Barguil Rubio. Este toro pudo haberse hecho célebre por su bravura como lo son los astados nacidos en estas propiedades; pero lastimosamente fue famoso porque dio muerte a don Eugenio Sánchez Artega, hijo muy querido de Lorica; ciudad que lloró con lágrimas de dolor y con sentimiento de cariño su inesperada desaparición. La muerte de Sánchez Arteaga ocurrió cuando se desempeñaba como gerente de la Lotería de Córdoba, y todos los días, en las horas de la tarde, un a vez finalizaba sus labores en Montería, se desplazaba a la ciudad de Lorica donde tenía su hogar. Por aquellos días se realizaban fiestas de toros en la localidad de Cotorra.

Una de esas tardes de corralejas un toro negro que resultó ser "El 016", escapó del escenario de la corrida y siguió los rumbos de su dehesa sin que fuera perseguido por las personas encargadas de resolver estas situaciones; se olvidaron o quisieron ignorar el gran peligro que este animal representaba en aquellos caminos. Cerca de la localidad de Carrillo, el toro encalambró, allí en plena vía permaneció hasta las horas de la noche. En ese lugar le encontró el infortunado funcionario quien al verlo se bajó de su auto y quiso poner unas ramas para advertir a los demás conductores de su presencia en la vía, pero con tan mala suerte que el toro se puso de pie y le propinó un pitonazo en el estómago y le destrozó el hígado lo que le ocasionó una grave hemorragia y con ella la muerte. El chofer al ver el hecho quiso ayudarle pero casi corre con la misma suerte, entonces tuvo que esperar que el toro se alejara un poco, el chofer pudo rescatar al herido y conducirlo al hospital de su ciudad. En vano fueron los esfuerzos que se hicieron para salvarle la vida.

EL TAPA E'TUSA: Toro de pelo negro retinto y adornado con una lista blanca que le recorría el lomo desde la cruz hasta el rabo. De raza criolla pura. Criado en la ganadería Quibdó de propiedad del ya fallecido don Rafael Páez. Esta hacienda está ubicada en la región de la Madera, corregimiento de San Pelayo. Era un toro que se destacaba por su valentía en las plazas y por su mansedumbre en su dehesa.

Una vez en el municipio de San Antero, mató a siete personas entre manteros y espontáneos. Otra tarde que se llevó a la población de tres palmas, mató a tres personas, y cierto día que se le sacó a El Carito, le arrebató la vida a cuatro más, sin incluir el número de heridos. De sus otras presentaciones, en las plazas de provincia, no se puede dar una lista completa de las muertes que llevó a cabo, pero es muy posible que haya ocasionado el entierro de muchas personas más.

Este toro logró acabar con muchas vidas, pero también tuvo un final muy curioso, ya que al parecer, un pariente de alguna de las víctimas tuvo el deseo de venganza por la afrenta de la desdicha, y decide un plan macabro, pensó matarle de un balazo. Dicho lo iba a cumplir cuando se le diera la oportunidad y esa oportunidad se le cumplió en la hacienda "Las Manuelitas" también de propiedad del señor Rafael Páez, el astado recibió la descarga mortal en plena cabeza, la que le ocasionó, además de espantosos y lastimosos bramidos, una desesperada carrera que lo llevó a los rodeos de la hacienda "Quibdó", donde murió con las luces del día.

EL CARVAJALINO: Toro nacido en la hacienda "El Delirio", de propiedad de don José María Hoyos Vergara. Tenía un raro color, y ciento por ciento de raza criolla. La primera vez que se le llevó a las plazas fue en Buenavista. Allí logró herir a José Madera (" Maderita").

Recibió ese nombre a partir de que estuvo a punto de matar a un peón de apellido Carvajalino. Y los demás compañeros para referirse a la res la identificaban con el apellido del herido.

EL JABONERO: Toro de media casta, con grandes cuernos y una gran nobleza en la lidia, este toro no mostró su instinto asesino, como los anteriores astados, pero sí alcanzó a herir a muchos manteros.

El nombre de "jabonero" no se lo pusieron en memoria a los famosos toros españoles que llevaron este mismo nombre, sino porque poseía un color blanco sucio parecido al color que tiene el jabón.

EL PLUMA EN EL AIRE: Fue un toro de la ganadería "Cielo Azul", propiedad de don Nando Otero; criollo, de cuernos bien formados y con una pelambre del color de la melcocha. Su nombre se debe a la facilidad con que levantaba a sus víctimas al aire aprovechando su cornamenta bien formada.

El hecho más destacado de este toro lo realizó una tarde de febrero en la corraleja de Cereté. Donde logró coger a un hombre imprudente y lo levantó a lo alto, le esperó con los pitones levantados, sin dejarle caer al suelo. El hecho se repitió por tres veces seguidas. Al parecer la víctima pudo haberle causado su muerte la caída de cabeza que tuvo ya que las cornadas no hubiesen sido suficientes para acabar con su vida.

EL POLLERA AZUL: Toro de la ganadería de don Nando Otero. Poseía un hermoso color negro azabache, adornado con pequeñas manchas blancas. De raza criolla como "El pluma en el Aire". Tenía una cornamenta perfecta y temible, con la que logró dar muerte a una veintena de hombres y desfondar a muchos caballos.

EL CAJA NEGRA: Era de propiedad del ganadero José Banda López; durante el proceso de lidia fue su amo, quien lo llevó a muchas plazas. Don José se lo compró a Lino Mestra, dueño de la hacienda "Los Pepinos", localizada en el municipio de Puerto Escondido. Un hecho digno de mencionar fue el que cometió con el mantero Bienvenido Treco en una fiesta en Arache a quien hirió en el escroto, circunstancia que hizo que uno de los testículos colgara fuera, pero intervenido quirúrgica y oportunamente el incidente no tuvo consecuencias lamentables.

EL CAMARRENGA: Este toro criollo, hosco y bragado; tomó su nombre de la ganadería donde era oriundo hacienda "Camarrenga". De propiedad del ya fallecido, doctor Eugenio Giraldo R..

Este toro integra la cuarteta de toros más asesinos que se han presentado en las corralejas del departamento. Estos toros son: "El Chivo Mono", "El Barraquete", "El Tapa E´Tusa" y "El Camarrenga".

Han existido muchos otros toros famosos, pero que es casi imposible relacionarlos en detalles. Sin embargo, los que más relucen son:

 "El Lechuza", negro azabache, de raza criolla y de propiedad de don Clímaco Espinosa. "El Viruta", de propiedad de Nando Otero. "Nacho Vive", de la hacienda El caucho, propiedad de Vitaliano Cárdenas. Toro de color azorrado. Una tarde de un Diciembre, en la corraleja de Sahagún, hirió de gravedad a Catalino Pérez; el popular "loco Catalino". Tenía este astado una particularidad especial, no permitía el acercamiento de personas extrañas. Su amo lo llevó a muchas plazas entre ellas las de Sincelejo, Sampués, Colomboy, etc.

Agradecimientos por este material a:

Algo más sobre el Toro de Lidia
Armando González Crismatt
Médico Veterinario
Secretaría de Fomento y Desarrollo
Gobernación de Bolívar

 Regresar al indice de articulos.

 

 


www.torosycorraleja.com
 e-mail: torosycorraleja@hotmail.com
Fecha actual 1
Sabanalarga - Atlántico - Colombia
Copyright  2009